Follow by Email

sábado, 1 de julio de 2017

Dibujo para " Ser Bruja"



En esta época de Inquisiciones variadas y camufladas que pretenden, como en la Edad Media, hacernos pasar por el tubo (en este caso no sólo del heteropatriarcado sino también del capitalismo y de la política corrupta de lobbys varios como por ejemplo el farmacéutico) creo que es preciso reapoderarse del vocablo bruja y darle el significado que se merece.




Bruja es, de entrada, aquella mujer que no se somete a ningún hombre. Y aunque hay muchas brujas potenciales sometidas y ninguneadas o que no acaban de empoderarse frente a sus compañeros de hogar, familia, trabajo, etc., el grito reivindicativo de la bruja es contagioso y cuantas más mujeres nos apoderemos de este vocablo, más se animarán a hacer lo que saben que necesitan para poder vivirse como brujas. Aunque empiece por un simple desmelene.
Porque bruja es también la mujer que no se peina o que adora despeinarse y también aquella que se peina como le da la gana. La que usa peine de oro, cepillo de muñeca, flor de cardo, raspa de pescado o dedos huesudos o “molludos”.


Bruja es la que, gorda, flaca, alta, baja se mira desnuda al espejo. La que le sonríe a su imagen; la que piropea su reflejo; la que se saca la lengua cuando se pone tontita. La que se dice cosas bonitas, reprimendas amorosas, palabras de ánimo. La que se ríe y se sonríe. Y también la que llora y la que canta.
Que cuando llora, lo hace desde la entraña y moquea y patalea y cuando ríe no se tapa la boca sino que libera sin tapujos sus sonoras carcajadas y las regala al viento para que las lleve allá donde más se necesiten. Y canta, siempre. Le canta a las penas, a las alegrías, a los enfados, a los desamores, a las preocupaciones. Canta con susurros a sus hijes y a su almita y canta a grito pelao en la ducha o en la carretera. ¿Te has fijado si desafina? Porque ella no tiene ni idea.
La bruja canta cuando cocina porque la cocina es magia. Sabe que a la comida se le pegan las emociones del alrededor y luego éstas se cuelan en el estómago cuando comemos. Por eso la bruja no puede comer viendo los muertos de la tele porque se le cierra el estómago y le vienen  ganas de salir corriendo a escupirle el estofado a los culpables de tantas desgracias.  También escupe improperios y maldiciones a todo aquél que maltrata un animal o ensucia su amada naturaleza. Porque la bruja tiene una parte de loba. A caballo entre la princesa Mononoke y las mujeres que corren con los lobos. Que corren, que baila y que cantan.
También canta cuando se hace sus remedios y se retira a su interior cuando menstrúa sin importarle un bledo lo que piensen los de fuera de ella. Porque sabe cuidar de sí misma, de la niña interior y de la mujer que la habita. De las cuatro mujeres que la habitan: la arquera, la madre, la hechicera y la bruja. Unas veces presumida, otras desaliñada. Guerrera independiente, maternal empática y huraña insoportable. Social y encantadora y borde y deslenguada.
Bruja es la que a veces se depila y a veces no pero nunca, por mucho que lo intente, tiene pelos en la lengua. La que llega por los pelos y siempre los tira a la mar porque sabe que enfadarse mucho rato es cansino, una pérdida de tiempo y una tortura para su hígado. Porque una bruja sabe lo que le conviene y lo que no. Y lo que no sabe, lo pregunta, lo investiga,… Y aunque encuentre la respuesta, siempre decide si hacerle caso o no. Porque una bruja ante todo es una mujer que decide. Y para decidir sabe que tiene que saber, conocer y conocerse y apartar con dulzura el miedo cada vez que amenace con nublarle el sentido. Porque el “sentío” sólo se lo nubla el horizonte en el mar, el sonido de los jilgueros en el bosque y las oleadas de placer que le suben por todo el cuerpo cada vez que se acaricia, se toca, se ama,… O cada vez que otras manos o una lengua recorren con amor ese mismo camino que ella tan bien conoce.
La bruja se sana cantando, bailando y estando cerca del fuego y en contacto con otras brujas. Así se sana y eso lo sabe la bruja.
Y pasa que la bruja a veces no sabe qué es bruja o no sabe cómo serlo. Y para eso están las otras brujas. Para crecer y embrujarse juntas.

Seda Calenta (Sexualitat, salut i plaer) 
http://sedacalenta.cat/ser-bruja/

No hay comentarios:

Publicar un comentario